Caos en la C-3: retrasos y hacinamiento

Aunque la semana acaba de empezar, el caos en los servicios de Renfe Cercanías Madrid augura que va a ser muy larga. Los incidentes en la línea C-3 se registran una y otra vez.

Ayer a las 6.55 una avería provocó retrasos en los accesos y salidas de la estación de Atocha de más de 40 minutos. Un par de horas después la vía 1 de Atocha no prestó servicio en las líneas C-1, C-2, C-7 y C-10 durante más de una hora. Otro tren con destino a Cercedilla tuvo que ser desalojado después de que uno de los viajeros activara el freno de emergencia sin motivo aparente, lo que ocasionó que más de 200 personas tuvieran que continuar su camino hasta Atocha andando y el desvío de los trenes por motivos de seguridad.

Hoy los retrasos, cambios horarios y suspensión de CIVIS han continuado.

La incertidumbre se apodera de los viajeros y las incidencias se registran sin cesar a través de las redes sociales, mientras Renfe se limita a dar avisos por averías pero ninguna solución. Los usuarios no saben si podrán llegar a tiempo a sus puestos de trabajo, universidades, etc. Además, las condiciones del viaje son tercermundistas ya que la línea sur no solo soporta constantes retrasos, sino también el hacinamiento en andenes y vagones.

El jueves de la pasada semana, una incidencia en un tren de mercancías en la estación de Valdemoro, provocó que esta vía se colapsara en su recorrido hasta Pinto. Se suspendió el servicio entre Valdemoro y Aranjuez sin ofrecer ninguna solución alternativa a los viajeros que quedaban “a la deriva” teniendo que intervenir la policía local del municipio ante el caos generado.

El viernes se registró un incidente similar por un fuego ocasionado en la parte trasera de la locomotora. Otro tren de mercancías se paraba, esta vez, entre las estaciones de Ciempozuelos y Aranjuez y obligaba a los cercanías a redireccionar sus servicios lo que provocó cambios en el horario e importantes retrasos en los trenes.

Las deficiencias reiteradas de la C3 de Cercanías han obligado a los Ayuntamientos de los municipios más afectados, Aranjuez, Ciempozuelos, Valdemoro, Pinto y Getafe a unirse para presionar. Así, el alcalde de Valdemoro, Serafín Faraldos anunció nuevas acciones respecto a la línea de Cercanías Renfe C-3 de Valdemoro, entre las que se incluyen presionar ante el Ministerio de Fomento para que se hagan efectivas las mejoras en la línea y se solucionen los retrasos y la masificación de los trenes.  Asimismo,señaló la necesidad de que en el Plan Estratégico de Transportes se recoja una segunda estación, necesaria para los más de 80.000 habitantes de un municipio que recibe además usuarios de otros limítrofes como Seseña, y el enlace con la C-4 de la que le separa una distancia de solo 4,1 kilómetros.