Más plenos extraordinarios que ordinarios, cuentas rechazadas y plazos al límite

Noelia Melero.-

La sesión extraordinaria y urgente convocada tenía como objeto aprobar la iniciativa legislativa de los ayuntamientos para impulsar medidas que promocionen la escolarización inclusiva en el ámbito de la educación no universitaria en la Comunidad de Madrid (ILA). La urgencia del punto se debía a que el 10 de octubre expiraba el plazo establecido para que los ayuntamientos presentasen el acuerdo de participación en dicha iniciativa legislativa que persigue poner freno a la segregación escolar, buscando potenciar una educación más inclusiva y equitativa y equipar la oferta de plaza en centros públicos y concertados.

Antes de la votación, el Concejal no adscrito, Pedro Serrano quiso subrayar que  “llevamos más plenos extraordinarios que ordinarios”. Desde Ciudadanos también manifestaron su desacuerdo con que una vez más se recurriera a un pleno extraordinario y urgente.

Por su parte, la concejala de Educación y Deportes, Nuria Triguero, reiteró la necesidad de traer este punto de urgencia que fue debatido.

Finalmente fue aprobado con los votos a favor de los concejales de IU, TUD, GaV, PSOE, C´s y del no adscrito. Los ediles del PP se abstuvieron.

En cuanto al siguiente punto en el orden del día de la sesión que fue la aprobación de forma definitiva la Cuenta General correspondiente al ejercicio 2016, cuyo plazo de presentación en la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid finaliza el 1 de octubre y no obtuvo el respaldo suficiente. No asistieron los ediles Fernando González (GaV), Manuel Cabrera y José Javier Cuenca (PP) y Guillermo Gross (C´s).

Todos los grupos políticos coincidieron en la necesidad de contar con un inventario municipal de bienes actualizado. Así, el Concejal de Hacienda, Javier Carrillo dejó clara su postura al exponer que  “traemos las cuentas general del ejercicio 2016. Fuera de plazo por eso las traemos en este pleno, porque en las cuentas y los plazos el anterior gobierno no cumplió, por eso los plazos se ha retrasado y hoy los tenemos que ver de manera urgente. Son unas cuentas que nuestro gobierno no da por buenas porque están basadas en una inexistencia de inventario por lo que la realidad no se refleja en la contabilidad que se presenta. Desde el año 1994 no tenemos inventario, todas las cuentas presentan una deficiencia grave en cuanto a lo que es presentar una imagen fiel. Desde 2010 a 2015 no se hizo nada. El gobierno de Ciudadanos ha tenido dos años para corregir esa mala praxis pero fueron dos años perdidos”.

Por su parte, proyecto PTUD subrayó que  “se trae la cuenta general de 2016 cuando estamos a octubre de 2017. La cuenta general presenta una foto fija al final del año. En redes sociales ha generado desinformación entre los vecinos. La transparencia en la información no significa dar datos de manera aislada. Se han dado cifras que se han demostrado ser verdades a medias. Al empezar el año 2017 ya estaban comprometidos el 75 de los ingresos aún no recibidos. Con referencia al capítulo de deuda estaría por encima del 110 y el ratio de deuda es de 285 días, pago a proveedores a 9 meses y medio”.

Desde Ciudadanos han señalado que ya ellos iniciaron trámites para el inventario y que ha sido el nuevo gobierno el que ha dilatado en el tiempo la presentación de las cuentas, al tiempo que ha recordado que el año pasado consiguieron rebajar en ocho millones de euros la deuda financiera.

Tras el debate del punto en el que se puso de manifiesto la difícil situación económica del Consistorio, el apoyo al documento no salió adelante al sumar 12 votos en contra pertenecientes a los concejales de IU, TUD, GaV y PSOE frente a los 5 a favor de Ciudadanos y la abstención de los 3 ediles del Partido Popular y del no adscrito.