Las Mafias de okupas hacen la vida imposible a los vecinos

La Okupación con fines de lucro, las Mafias de okupas hacen la vida imposible a los vecinos

Julio Lumbreras/prensamadridsur

Son grupos profesionales, se dedican a localizar inmuebles desocupados, generalmente propiedad de bancos, convirtiéndose en una pesadilla para los vecinos de Valdemoro, Ciempozuelos y Pinto, en la mayoría de los casos en nuestra región, son propiedades de Caixabank .

Las familias que conviven con estos individuos nos relatan que “no son gente necesitada”, sino una mafia con una estructura perfectamente engrasada. “Utilizan escaleras y sierras radiales. Se fijan en pisos que anuncian los bancos en sus portales inmobiliarios. Entran con bebés -que luego no viven allí- para que no les echen. Y utilizan las viviendas de prostíbulos o dispensarios de droga”.
“ Se trata de mafias completamente organizadas y dedicados a la criminalidad”, nos relata uno de los afectados por esta lacra.

Preguntamos a un asesor legal por la cuestión, nos indica que el Código Penal tiene preceptos que  castigan estas conductas. “El artículo 245 castiga la usurpación de inmuebles con penas de hasta  uno a dos años de prisión al que tome viviendas haciendo uso de la fuerza o la intimidación. Si  además se le suman otros tipos, como el de asociación para delinquir, narcotráfico o proxenetismo, el castigo es aún más alto”, según nos ha explicado este letrado.

Además “la justicia es lenta. Los vecinos pueden denunciar ellos mismos o por medio de su representación legal a la policía o al juzgado de guardia, pero las cortes están saturadas de expedientes. El problema no es la legislación: es que los casos se enquistan y no se resuelven, tornándose una pesadilla para los que conviven con estos grupos”, afirma.

¿Qué está pasando para que las nuevas mafias de okupas campen a sus anchas?
Nos dicen los vecinos, “que han comunicado sus quejas en multitud de ocasiones a la entidad bancaria propietaria de los pisos, pero que parece haber un cierto desinterés por parte de ésta en lo que respecta al asunto, lo que contribuye a la desesperación de los vecinos que tienen que convivir con la inseguridad ante estos verdaderos delincuentes, no respetan los espacios comunes, deterioran el inmueble, arrojan basura, crían perros y hasta instalan sistemas de alarma en los pisos ocupados. No se trata de familias necesitadas nos repiten los vecinos entrevistados, esto es importante de comprender, no se trata de desahuciar a familias y ponerlas en la calle, se trata de personas antisociales”.

Lamentablemente las entidades bancarias, prefieren tener los inmuebles vacíos que ofrecerlos en alquiler social, lo que permitiría a las personas que están en necesidad de una vivienda a ocupar estos pisos con un módico alquiler, disminuyendo las posibilidades para el negocio de estas mafias profesionales de la “okupación” con fines de lucro.